portada gabardina

UN POCO DE HISTORIA

Las raíces olvidadas de la gabardina = Trench coat´s

La ropa es una forma de documentar la historia, una forma de entender más a la sociedad y la tecnología, y un medio de producción y suministro, pero también un medio para expresarnos.

La Gabardina

Es un clásico de la moda que ha perdurado a través de las décadas. Lejos de los desfiles y el glamour de Hollywood, el primer papel protagonista que tuvo la gabardina fue en la Primera Guerra Mundial, resguardando a los soldados.

Desde Humphrey Bogart hasta Audrey Hepburn y Kate Moss, la gabardina sigue siendo sinónimo de elegancia y sofisticación.

Mirando las innumerables apariciones en la pantalla grande y en las páginas de las revistas de moda, la gabardina tiene su hueco como fondo de armario atemporal esencial. Probablemente aparecerá junto con un par de jeans, una cazadora de cuero y como no un vestido negro “Little black dress”.

La gabardina se ha convertido en un clásico perenne.

Pero, aunque hoy adorna los hombros de supermodelos y celebridades, sus orígenes fueron sangrientos en los campos de batalla.

A medida que la Primera Guerra Mundial se apoderó de Europa, miles de soldados se atrincheraban en las líneas defensivas cavadas en la tierra que se extendían desde el Mar del Norte hasta la frontera suiza.

Allí, en las trincheras, los soldados se cubrían de barro y eran golpeados por los fuertes vientos.

Pero, aunque hoy adorna los hombros de supermodelos y celebridades, sus orígenes fueron sangrientos en los campos de batalla.

A medida que la Primera Guerra Mundial se apoderó de Europa, miles de soldados se atrincheraban en las líneas defensivas cavadas en la tierra que se extendían desde el Mar del Norte hasta la frontera suiza.

Allí, en las trincheras, los soldados se cubrían de barro y eran golpeados por los fuertes vientos.

Sus gruesos abrigos largos de lana que habían sido prendas reglamentarias para las fuerzas británicas desde la Guerra de Crimea de la década de 1850, demostraron ser inadecuados para las condiciones desesperadas.

Por el contrario, el abrigo impermeable, más corto producido por las compañías de ropa inglesas como Burberry y Aquascutum fue perfecto.

Las hombreras muestran el rango de un oficial, la solapa abotonada está diseñada para proporcionar una cantidad adicional de protección cuando se estaba en combate.

El área superior de la espalda hacía de escudo contra tormentas que permitía que el agua se escurriera limpiamente.

Su color tenue también jugó un papel importante. Antes de eso, la ropa militar era demasiado colorida.

Pero ¿Quién inventó la gabardina?

Dos nombres ocupan un lugar importante en la historia de la gabardina, ambos afirmaban haber inventado la prenda.

En 1879, Thomas Burberry, de Hampshire, desarrolló la gabardina, un tejido impermeable y repelente al agua que más tarde se utilizó como el precursor de la gabardina, el Tielocken (el primer modelo de gabardina patentado por Burberry en 1912).

Para hacerlos impermeables, las telas habían sido previamente enceradas o cauchutadas, lo que las hacía voluminosas, rígidas e incómodas de llevar puestas.

Más tarde, las gabardinas fueron más liviana, resistente a la intemperie y transpirable.

Los abrigos se usaron por primera vez en la Guerra Boer en 1895, pero sólo las usaban los oficiales de alto rango. Burberry desarrolló y suministró alrededor de medio millón de prendas durante la Primera Guerra Mundial. En esta época el uso del modelo Tielocken se extendió entre todos los oficiales británicos.

El Aquascutum de Londres, mientras tanto, afirmaba haber utilizado diseños que luego formaron la base de la gabardina ya en la década de 1850.

Usando lana impermeable patentada, la firma dice que sus abrigos fueron usados por soldados que luchaban en la Guerra de Crimea.

Varias compañías anunciaron variaciones en la gabardina durante la Primera Guerra Mundial, incluidos Thresher y Glenny, Gerrish Ames y Simpkins, Kenneth Durward y David Moseley and Sons.

Ese cambio refleja un marcado cambio en la psicología de la batalla, dice Jane Tynan, profesora de estudios culturales en Central Saint Martins en Londres y autora de “El uniforme del ejército británico y la Primera Guerra Mundial: Men in Khaki.”

“La presentación de la gabardina es realmente importante, ya que la ropa se convierte en parte de la tecnología de la guerra."

“Antes los colores muy brillantes de los ejércitos a menudo recordaban a su bandera, pero también estaban asociados con el honor."

“En la Primera Guerra Mundial, los soldados franceses llevaban pantalones rojos porque sentían que era deshonroso estar en camuflaje."

“Pero los británicos fueron entusiastas adoptando el color caqui desde el momento del motín indio en 1857."

“El uniforme se volvió mucho más funcional y las características decorativas fueron menos evidentes”.

Durante la guerra los soldados estaban apesadumbrados por el lodo y frustrados, dice la Sra. Tynan.

gabardina 2

La gabardina alivió ese problema, pero a pesar de su idoneidad, nunca fue una prenda de regulación suministrada a todos y cada uno de los soldados.

Si bien la popularidad de la gabardina no se limitó al campo de batalla, las cualidades incorporadas por las fuerzas armadas ayudaron a ampliar su atractivo.

 Debido a la publicidad de la época fue considerada como una prenda unisex.

“Luego, cuando los soldados regresaron de la batalla, hubo la idea de heroísmo y patriotismo que la gente quería comprar”.

Pero después de haber estado firmemente enraizado en las campañas militares, pronto se tomaría el abrigo en una dirección diferente, una que moldearía las percepciones populares en las próximas décadas.

A medida que Hollywood consolidaba su control sobre la imaginación del público, los espectadores veían cada vez más a las estrellas de la pantalla grande como inspiración de la moda.

Los hombres se sintieron atraídos por la frialdad sin esfuerzo mostrada por los detectives en películas de suspenso, mientras que las mujeres más importantes como Marlene Dietrich proporcionaron una plantilla para que las siguieran.

“En la década de 1930, Hollywood fue realmente influyente, su alcance en términos de moda se estaba volviendo enorme."

“Warner Bros produjo una gran cantidad de películas de gánsteres que presentaban personajes con gabardinas."

“Y para la época de la Segunda Guerra Mundial estaban estrechamente vinculados con el cine negro y Humphrey Bogart."

“Él encarnó esa actitud de trinchera. Mucha gente piensa en él en Casablanca, a pesar de que solo llevaba una en dos escenas”.

El año siguiente, ‘Bogey’ protagonizó junto a Ingrid Bergman en el drama romántico Casablanca

Los abrigos siguieron siendo los favoritos entre los departamentos de disfraces de Hollywood hasta la década de 1960 y una trinchera beige en la comedia romántica Breakfast at Tiffany’s ayudó a confirmar el estatus de Audrey Hepburn como ícono de estilo.

Hoy en día, la popularidad del abrigo en las pasarelas y High Street muestra pocos signos de disminución.

El centro de todas las lujosas campañas publicitarias de Burberry y Aquascutum, otras marcas continúan produciendo sus propias versiones anualmente también.

En términos de moda, la gabardina ha pasado a ganar la guerra de estilo.

Pero, cien años después del estallido de la Primera Guerra Mundial, sus comienzos en los campos de batalla no deben olvidarse.

pUEDES COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Send this to a friend